Una buena forma de conectar con el mundo es con las palabras.

Quizás pertenezcamos a diferentes culturas, tradiciones, creencias, actividades, religiones, pero, podemos sentirnos unidos por algo que tenemos en común, en este caso, la escritura.

Las palabras escritas, para mí, son una excelente forma de transmitir mensajes, ideas, pensamientos, y sé que esta declaración no es nada nueva, pero es de todos modos oportuna para aclarar el motivo por la que decido hacer públicos algunos de mis pensamientos, ideas, poemas, prosas, resultantes de una cabeza algo atolondrada que encuentra este medio una manera excelente de como delinear todo lo que surge en intercalados o prolongados momentos derivados de situaciones o experiencias propias o ajenas.

Al principio, me costó mucho hacer público lo que escribo porque siempre consideré que era mi forma de catarsis personal y no creí que pudiese ser de interés o goce para alguien más. Entonces se preguntaran cómo surgió la idea… pues, en época de colegio compartía lo que escribía con mis compañeras y a ellas les agradaba. Yo consideraba algo normal porque ellas conocían mis emociones entonces, solo sabían que yo las estaba plasmando en letras y se sentían identificadas con ellas porque todas en algún momento pasábamos por lo mismo. Ahora bien, lo que me llamaba la atención es cuando a gente que sé no le agrada leer, disfrutaba leyéndome y me pedían que siempre les haga llegar mis poemas y lo esperaban. Ahí fue que me empece a interesar por mostrar lo que escribo pero siempre con algo de recelo y timidez por ser algo de mi privacidad. Cuando logre descubrir que puedo trascribir emociones de otras personas con mis letras, deduje que puedo llegar a más gente, pero de me surgían más interrogantes, en este caso, ¿es algo cultural o didáctico lo que escribo? ¿será que tengo en cuenta todas las reglas gramaticales de sintaxis y ese tipo de condiciones literarias? entonces una vez más, llamé a todo lo que escribo como algo parte de mi propio mundo y meramente mio.

Con el tiempo la vida me sorprendió con varios golpes, y fui escribiendo sobre ellos y compartiendo extractos y sé que tuvieron impacto. Mucha gente me escribió para decirme que mis palabras le daban fortaleza para seguir adelante y que llegaron en el momento preciso y adecuado, y que leyeron las palabras que estaban necesitando para enfrentar situaciones. Entonces me dije, si puedo ayudar a alguien, lo haré.

Así surgió la idea, y con empujoncitos de muchos amigos y amigas a quienes le debo que se conozca lo que escribo hoy, aunque, soy muy sincera que el noventa por ciento de las cosas muy personales, no las publico, o al menos, espero un buen tiempo para hacerlo. Pero si a alguien ayudo, ese hecho me hace feliz y es mi aliciente para seguir escribiendo. Como digo siempre, no sé si escribo bien, quizás algún literato me lea y diga que es lo más banal, pero sé que una característica del poeta es la sensibilidad, y eso, en mi abunda.

Cuando escribo fluyen demasiadas palabras y también admito que el noventa por ciento de mis ideas se me escapan por la rapidez con la que llegan a mi y no alcanzo a transcribirlas, por eso, me resulta de mayor ayuda un teclado y un monitor antes que un lápiz y un papel, porque tengo relativamente buena dactilografía.

Y así, la vida es un sinfín de momentos ordenados en el tiempo, encrucijadas fugaces y lentas que marcan nuestra existencia, en mi caso, un caos en perfecto orden o equilibrio… veré que sigo descubriendo, mientras escribo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s