¿Quién Dijo que no existían las princesas reales?
Yo tengo una, de carne y hueso
pura y clara como el cielo,
el amor de mi vida,
la más Bella Princesita
no la tienen los cuentos de hadas,
la tengo yo.
Entre lápices, cuadernos y juguetes
ella aprende todos los días
a crecer en valores, a iluminarnos la vida.
Es una guerrera,
la más Dulce Princesa,
afrontó tantas batallas
y no necesitó de una hada madrina
o de una varita mágica,
ella confió en ella misma,
venció todos los obstáculos
con su sonrisa.
Ella nació
y yo renací con ella,
le dió vida a mis días,
le dió paz a mis noches,
me dió todo lo
que nadie me daría,
amor puro, sinigual,
verdadero y duradero.
Pequeña princesa,
no tengo más que decir
Eres mi vida entera,
mi camino al cielo,
mi jardín de Edén,
lo más precioso que
puedo tener
mi corazón, mi alma,
mi cielo, mi amor,
es todo tuyo Princesa,
hoy y siempre,
¡eterna!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s