Nothing

Nothing

Te Quiero Mucho

y ese es el problema

Bea Ocach

Amarte es sentir

un constante peligro,

es sentirse en el cielo

pero con el miedo

de caer sin previo aviso.

 

Es amar todo, todo de ti

por el simple hecho de amarte

sin buscar ideales,

o historias fantasiosas

que deseé realizarlas.

 

Pero en un momento

me detengo y pienso

¿estamos en la misma frecuencia?

¿son estas mismas ganas

de amarte mías las que también

invaden tu corazón?

 

Y así es cuando siento

que de tercera debo

bajar a primera

o simplemente detenerme

y no buscar dirección.

 

Porque cuando libero

mis emociones

conduzco sin ver los obstáculos

y siento que siempre pierdo

en el que a veces me siento

en una eterna carrera

por llegar al puesto número 1

de tu corazón.

 

Y me envuelvo en la intriga

de cómo puedes tener todo de mi

mientras yo vivo esperando

tanto de ti.

 

Simplemente somos amigos

y me duele recordarlo,

nuestras reglas autoimpuestas

para prevenir nuestros corazones

o más bien, solo el mio,

no funcionaron.

 

Y me pregunto

¿cuánto tiempo estaremos así?

y si me gusta mantener la incógnita

porque sé y me queda claro

que nunca tendré algo más de ti.

 

Y duele

quererte tanto solo para esto,

me encantaría quererte

solo como tú lo haces,

sin arriesgarse, sin adelantarse,

sin tomar las curvas complicadas

y siguiendo siempre un mismo trayecto,

sin la intención de conocer un nuevo camino.

 

Porque yo tengo una manera

profunda, grande y hermosa de quererte

de una manera

que tú nunca aprenderás a quererme.

fondo-blanco-beaocach

Anuncios

Renuncio a Ti

Renuncio a Ti

It´s not the right time

and it´ll never be the right time, will it?

it might never be the right time

and that´s the hardest part of it.

The Hardest Part. Nina Nesbit

 

Renuncio a ser parte de ti

porque asumí que nunca serás parte de mi.

 

Renuncio a ti

porque me cansé de sentirme perdedora

en esta interminable carrera por llegar a tu corazón.

 

Renuncio a ti

con una sonrisa en los labios

porque dí lo mejor de mi

y ya no me tomo personal

si no lo pudiste sentir.

 

Renuncio a ti

porque ya no me duele saber

que no soy la indicada para ti.

 

Renuncio a ti

aunque te quiera intensamente

porque si las cosas no son recíprocas

está de más insistir.

 

Renuncio a ti

porque nunca podré ser

lo que quieres y necesitas

y yo ya no puedo pretender fingir

ser alguien para ti.

 

Renuncio a ti

a tus versos, a tu voz,

a tus confidencias y  encantos,

a tus horas de café y alfajores

y a las pláticas tan nuestras

a pesar de no haber tenido un nosotros

 

Renuncio a ti

y ya no hay lágrimas

porque recojo mi maleta

con la satisfacción de haber querido

con amor, con pasión

y con la inocente equivocación

de esperar lo mismo de tu corazón.

 

Renuncio a ti

como lo diría Frida

´te despojo de mi, vamos, te amputo de mi,

ve y sé feliz´

porque cuando se ha querido

a pesar de haber compartido solo pequeños momentos,

uno se sintió pleno, feliz

y sin ánimos de reprochar reciprocidad.

 

Renuncio a ti

y a mis eternas ganas de cuidar y amar tu corazón

porque sé que habrá alguien

que sepa hacerlo mejor que yo.

fondo-blanco-beaocach

Tenía

Tenía

¿Se pueden inventar verbos?

Quiero decirte uno: Yo Te Cielo,

así mis alas se extienden enormes hasta el cielo

para amarte sin medida

Frida Kahlo

Tenía tanto por decir

pero las palabras se me esfumaron.

 

Tenía tanto en qué pensar

pero en mi cabeza

solo te inventabas tú.

 

Tenía tanto por hacer

pero me ganaron las ganas de escribir.

 

Tenía el pensamiento

de ser tan pequeña para albergarte

pero supe que el miedo me detenía

así que abrí mi corazón.

 

Tenía miles de ideas

sobre posibilidades nuevamente fallidas,

un corazón quebrado

por pagar errores no calculados,

que terminaron convirtiendo en cenizas

historias que no quise verlos culminar.

 

Tenía tantos intentos frustrados

que me acabaste demostrando

que no somos un intento

sino una realidad.

 

Tenía tantas ganas de tenerte

y descubrí que eres alguien importante

y no una posesión

así comprendí que estás,

que eres, que me quieres

y venciste a esta ansiedad

que me generaba dudas y no verdad.

 

Tenía tanto en mi vida

pero no te tenía a ti,

creí que ya había vivido todo

pero aún no conocía una vida a tu lado.

 

Tenía miedo, tuve dudas, pero te esmeraste

y supe que esto no es una locura.

 

Creí que el amor solo tocaba mi puerta

para dejarme marchita al retirarse.

 

Pero cultivaste alegría todos los días,

me diste fulgor, emoción, cariño,

me regaste con comprensión.

 

Me diste una vida, que florece a tu lado,

que me enseña todos los días

lo hermoso de un simple roce de manos.

 

Si escuchas un Te Amo

de la persona que igualmente amas

¿qué más uno espera escuchar?

 

Yo lo escuché de tus labios

lo vi en tus hechos,

lo sentí en un beso

y supe que para estar juntos

estamos hechos.

fondo-blanco-beaocach

”Siento que desde nuestro lugar de origen hemos estado juntos, que somos de las misma materia, de las mismas ondas, que llevamos dentro el mismo sentido. Tu ser entero, tu genio y tu humildad prodigiosas son incomparables y enriqueces la vida; dentro de tu mundo extraordinario, lo que yo te ofrezco es solamente una verdad más que tú recibes y que acariciará siempre lo más hondo de ti mismo. Gracias por recibirlo, gracias por que vives, porque ayer me dejaste tocar tu luz más íntima y porque dijiste con tu voz y tus ojos lo que yo esperaba toda mi vida”

Fragmento de una carta escrita por Frida Kahlo en noviembre de 1947.

Incógnitas Desveladas

Incógnitas Desveladas

Piezas de él en pedazos de mí. Piezas de él donde no deberían estar.

Después de ti

Jojo Moyes

 

¿Somos conscientes que al tiempo desafiamos?

¿Somos conscientes de las pasiones que despertamos?

¿Somos restos de un amor quebrado?

¿o piezas que se desarmaron

y buscan nuevamente integrarse?

Me desarmo en preguntas

cuyas respuestas no fueron formuladas.

Me desarmo en tus piezas rotas

y en mis partes que se perdieron

al no hallarte a ti.

Me desarmo en tu mirada

que la tengo clavada

me desarmo en los recuerdos

que no tiene cabida

en mi papelera de reciclajes mental.

Eres la música

que creaba sus propias notas

en mi pentagrama,

la clave fue ese amor

que no pude comprender

pero que profundamente amé.

Eras, eres,

fuiste, fuimos, somos,

las piezas que nos faltaban

pero no encajaban

las piezas que hallábamos sin buscarlas,

las piezas que se nos perdieron,

que quisimos, que extrañamos, que amamos,

pero que no aprendimos a  cuidarlas.

fondo blanco BeaOcach.jpg

Cartas a ti (2)

Quise aprender a quererte

de la manera que

hubieses preferido seguir conmigo

antes que dejarme sola en mi camino.

 

¿Qué me faltó para retenerte?

¿No fui suficiente?

¿Mis versos no rimaban en tu vida?

¿No encaje en tu corazón?

 

Y me dolias

me dolias como una bala

que me dejaba herida,

me dolias como esa herida

que lleva su tiempo en ser sanada.

 

Lo tonto es que estoy segura

que si de antemano

hubiese conocido este desenlace,

igual te elegiría a ti.

 

Lo tonto es que

igual años después

sigues anclado en mi mente

y habitando en mi corazón

 

Bea Ocach Insignia

Cartas a ti (1)

Cartas a ti (1)

¿Fuimos víctimas del tiempo

que no nos permitió expandirnos?

¿O nos quisimos demasiado

que con el peso de experiencias pasadas

tuvimos miedo de afrontarlo?

 

Te quise tanto que no percibí

que me estaba olvidando de mi.

 

Si hubieses conocido

la magnitud de ese

profundo sentimiento

¿Te hubieses dejado

llevar por su caudal?

 

Pero te quedaste en tierra firme

dejándome sola naufragar.

fondo-blanco-beaocach

¿Podíamos?

Recuerdo los días

en los que solo necesitaba

verte para ser feliz.

 

Pensarte era sencillo

te anclaste en mi mente

e hiciste nidos en mi corazón.

 

Hasta que un día

mi corazón erupcionó

como una herida que ardía

y mi mente convulsiono

al no entender el desorden

que desencadenaba

el fin que no vi venir.

 

Las noches estrelladas

en las que nos miramos

iluminados con nuestra propia luz,

hoy naufragan en recuerdos

pretendiendo llegar a flote

y seguir respirando

el aire que viene de ti.

 

Pero nuestras diferencias marcaron

y se hicieron mares

en las que no aprendimos a nadar,

nuestros latidos de tambor terminaron,

las manos temblorosas y las voces

que se estremecían se nos fueron,

nos convertimos en ecos

que fueron perdiendo su temblor.

 

¿Podíamos haber llamado amor

a algo que no duró?

¿Podemos llamar amor al fuego

que quemó y se apagó?

¿Podíamos haber llamado amor

a lo que sentí cuando miraba a tus ojos

y sentía que el mundo se inventó

solo para nosotros dos?

Bea Ocach Insignia